PARIDAD DE GÉNERO




PARIDAD DE GÉNERO

Palacio Legislativo, XX-08-2019 (Notilegis).– Por unanimidad, el Pleno de la Cámara de Diputados aprobó la reforma constitucional en materia de paridad de género en los órganos del Estado, en su sesión extraordinaria del pasado 23 de mayo.

Se estableció que este principio se aplicará en los entes públicos federales, estatales, municipales y autónomos, con lo cual se garantizará que la mitad de los cargos públicos sean ocupados por mujeres.

La reforma fue aprobada, primero, por el Senado de la República en su sesión extraordinaria del pasado 14 de mayo, y nueve días después fue avalada por la Cámara de Diputados. Posteriormente, obtuvo la ratificación de 21 congresos estatales.

El decreto reforma los artículos 2, 4, 35, 41, 52, 53, 56, 94 y 115 de la Constitución Política, y fue publicado el 6 de junio de 2019 en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

Se establece la obligatoriedad de la aplicación del principio de paridad de género en puestos específicos en el Poder Ejecutivo y sus homólogos en las entidades federativas. También deberá observarse en la conformación de los organismos autónomos.

Obliga a los partidos políticos a formular la postulación de sus candidaturas, garantizando dicho principio en los distintos cargos de elección popular.

Especifica que el derecho a ser votada o ser votado será una base al principio de paridad de género.

Incluye dicho principio en las elecciones de representantes ante los ayuntamientos en los municipios y poblaciones indígenas.

Sustituye el término de varón por el de hombre, y el de ciudadano por el de ciudadanía, para dar a entender que en dicha palabra se encuentran incluidas todas las personas que cuenten con el carácter de ciudadana o ciudadano mexicano.

Instituye que el pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación estará conformado por 11 integrantes, mujeres y hombres, de manera indistinta.

Establece que será facultad del Estado estipular en la legislación aplicable a la materia, las formas y procedimientos que deberán de seguirse mediante concursos abiertos que ponderen el principio de paridad de género en la integración de los órganos jurisdiccionales.

Esta reforma pone a México a la vanguardia en cuanto a igualdad de oportunidades y salda una deuda histórica que se tiene con las mujeres.